Un tren desde York a Newcastle

Con la libreta sobre la mochila, en el suelo, y el codo sobre mi rodilla, sofocado, la gentrification de este tren York-Newcastle más propia de un Bombay-Dheli en hora punta me lleva a sentarme incómodamente junto a la puerta de un lavabo que golpea mi espalda cada vez que uno de mis compañeros pasajeros decide entrar en él para satisfacer sus necesidades. La masa evapora la misma idea de poder disfrutar de ese asiento número 13 de mi billete al que tan siquiera consigo llegar. 

Definitivamente sorprendido de lo poco que ha tardado en sorprenderme esta aventura me encuentro escribiendo sobre las sorpresas de este tren mientras pienso en las que aún están por depararme en los siguientes capítulos de este viaje neonato.

Anuncios

Aquí para opinar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s